RETO MISS UVE: DÍA 9

Seguimos con nuestro desafío más especial. 

Sin abandonar el gimnasio, actividad que sienta de maravilla, hemos incorporado la pasada semana una visita a la dermatóloga, la estupenda doctora Elena del Prado, médico especialista en dermatología. 

Una vez en la consulta, te realiza un estudio personalizado de la piel, y te recomienda los tratamientos que mejor se adaptan a tus necesidades. En mi caso, optamos por un peeling químico para mejorar la textura y conferir luminosidad y uniformidad a mi piel. 

La aplicación del producto es rápida, no molesta nada y la doctora te cuida que es una maravilla. Después en casa, hay que seguir los cuidados específicos (aplicación de cremas) que te recomienda la doctora, y pasados unos días, hay que volver a la consulta para una visita de control. 

En este momento estoy acabando la fase de pelado. He estado unos días muy parecida al fantasma de la ópera, pero nada que no permita seguir con tu vida habitual. 

Imagen

Y si no, que se lo digan a Samantha Jones, una de las cuatro amigas de una de mis series preferidas: Sex and the city, que acude a la presentación del libro de Carrie con su peeling recién hecho… Un poema.

Imagen

La piel que se está descubriendo conforme desaparece el pelado es increíblemente mejor. Así que contentísima de haber acudido a visitar a la doctora Elena del Prado.

GRACIAS ELENA: ¡Pienso repetir!

Os paso el link donde podréis encontrar más información sobre los tratamientos que realiza la doctora en su consulta. ¿OS ANIMÁIS?

http://www.doctoraelenadelprado.com/portal/

https://www.facebook.com/pages/Doctora-Elena-del-Prado/1438878526327636

 

RETO MISS UVE DE CERO A CIEN

Alejados quedan ya los buenos propósitos al comenzar el nuevo año. Olvidadas las Navidades y metidos ya de lleno en el 2014 que ha empezado bastante bien, me atrevo con un desafío físico y mental para darme la vuelta como a un calcetín: ¡RETO MISS UVE DE CERO A CIEN!

La salud es primordial para que todo lo demás funcione. Después de dar un repaso a mis hábitos de vida, he decidido cuidarme a tope y sacar lo mejor de mí a través de un reto especial de cien días de duración. 

¿Por qué cien días? Porque es un número redondo y el tiempo suficiente para notar los cambios que se deban apreciar.

Y después, ¿qué?. Después a continuar cuidándome.

¿Qué voy a hacer? Vigilar mi alimentación, darle caña al cuerpo en el gym, cuidar mi piel con las cremas adecuadas, sonreír más, pensar menos y sería fabuloso encontrar unos minutos diarios para meditación.

¿Todo a la vez? Todo a la vez. 

Compartiré experiencia, curiosidades y cambios experimentados.

¿Y tú? ¿Te atreves con el reto MISS UVE?

NOCHEVIEJA

Último día del año. El 2013 se nos va. Hoy es día de reflexión, de buenos propósitos, de nuevas esperanzas, de fiesta.

Esta noche toca reunirnos; con la familia, con nuestro grupo de amigos, con nuestra pareja. Y vamos a despedir por todo lo alto el fin de un año que para bien o para mal casi ha caducado, y daremos la bienvenida al nuevo que se presenta en blanco y a estrenar. Hola 2014.

Viva la bolsa de cotillón, el cava, los brillos, la noche, la alegría renovada. La chispa en los ojos. Las uvas aquí. Las lentejas allá. Viva la abuela cantando, los cuerpos bailando, los pitos sonando. Viva la reunión, la fiesta, la noche animada.

Esta es la única noche del año en la que tomaré mis uvas. Doce y no más. Siempre incluyo como nuevo propósito tomar uvas durante el resto del año: están ricas. Y jamás lo he cumplido. Luego habrá besos, abrazos y llamadas. Más recuerdos hacia los que ya no están. O hacia los que están pero no tenemos al lado. Se escapa una lágrima furtiva que será secada antes de que nadie se dé cuenta. Siempre me emociono. Porque empezamos de cero, si uno quiere. Y yo quiero cada año.

Me encanta estrenar. Estrenar abrigo, bolso o zapatos. Peinado, esmalte de uñas. Mes y año. Y esta noche, a las doce, estrenaré calendario.

No voy a hacer resumen del 2013. Lo pasado, ahí está. Me quedo con lo bueno, lo buenísimo, con Miss Uve que ha nacido este año. Hoy quiero lanzarme con los ojos cerrados al 2014, y alcanzar todo lo pactado.

Brindaré, bailaré, besaré y cantaré. Llamaré, reiré, abrazaré.

Levanto mi copa por Miss Uve, porque siga mereciendo éxito y esfuerzo. Brindemos todos por que se cumplan cada uno de vuestros sueños y deseos. Por vuestra felicidad y la mía. Por la de Alejandro. Por la de Victoria.

¡ADELANTE 2014!

¡CHIN-CHIN!

Imagen