RETO MISS UVE: DÍA 1

Imagen

Aquí estoy, contenta y bien dispuesta ante el desafío autoimpuesto de mejora física y mental. Ahí es “ná”.

Hoy he empezado el día yendo al gym. El madrugón ha caído bien y mi clase de cycling ha empezado puntual a las siete y media de la mañana. Sin forzar, he aguantado la clase como una jabata y he rematado con una sesión de quince minutos de abdominales. 

¿La sensación? Fabulosa. Hacía mucho que no hacía deporte y creo que no tardaré demasiado en ponerme en forma. La hora buenísima. Al madrugar he podido llegar a la primera clase del día y a las ocho y media estar ya lista para continuar mi jornada llena de energía.

¿De verdad ha ido tan, tan bien? Nop! Los abdominales me han costado pero a mi ritmo he completado los ejercicios. Veremos cuándo puedo seguir la clase a rajatabla.

Respecto a la alimentación, sigo una dieta equilibrada en la que he suprimido los hidratos, las chuches y el chocolate, que me apasiona. Veremos lo que pasa cuando una come bien.

Me siento bien. Es día uno y estoy motivada. ¡Espero que dure!

 

 

RETO MISS UVE DE CERO A CIEN

Alejados quedan ya los buenos propósitos al comenzar el nuevo año. Olvidadas las Navidades y metidos ya de lleno en el 2014 que ha empezado bastante bien, me atrevo con un desafío físico y mental para darme la vuelta como a un calcetín: ¡RETO MISS UVE DE CERO A CIEN!

La salud es primordial para que todo lo demás funcione. Después de dar un repaso a mis hábitos de vida, he decidido cuidarme a tope y sacar lo mejor de mí a través de un reto especial de cien días de duración. 

¿Por qué cien días? Porque es un número redondo y el tiempo suficiente para notar los cambios que se deban apreciar.

Y después, ¿qué?. Después a continuar cuidándome.

¿Qué voy a hacer? Vigilar mi alimentación, darle caña al cuerpo en el gym, cuidar mi piel con las cremas adecuadas, sonreír más, pensar menos y sería fabuloso encontrar unos minutos diarios para meditación.

¿Todo a la vez? Todo a la vez. 

Compartiré experiencia, curiosidades y cambios experimentados.

¿Y tú? ¿Te atreves con el reto MISS UVE?